viernes, 20 de noviembre de 2009

Lagrimones

Cuando un voluntario trabaja su último día en Mother's House todos los voluntarios y algunas "sisters" le cantamos una pegadiza canción de despedida con una letra en la que se le dan las gracias por su trabajo, se le dice que se le quiere y que se le echará de menos. A la mayoría le saltan las lágrimas cuando en ese momento se le rodea y los voluntarios con los que ha estado trabajando le cantan y aplauden, salen los intensos momentos que se viven con los enfermos y niños de los centros de trabajo y cercana relación que se tiene con los voluntarios que hemos venido a este agujero del mundo. Hasta los japos y coreanos que tan fríos que parace y que realmente no lo son, cogen unos sofocos de llanto impresionantes que muchos latinos quisieran.
Por la tarde/noche te ves con aquellos con los que han tenido una relación mas cercana y salen otros sentimientos y ocasionalmente se dicen y escriben cosas aún mas intensas , incluso siguiendo lo que tradicionalmente hacen los indios con sus hijos, se regalan pulseras o colgantes en los que hay una pequeña cápsula de plata y dentro de ella, sellado con cera, se escriben unas palabras para esa persona que nunca deberá abrir para leerla y que siempre deberá llevar encima.
Uno ya se ha convertido en una especie de veterano, en algo mas de un mes que llevo por aquí ya sólo hay dos españoles que estaban aquí cuando llegue a mediados de Octubre y de todos los voluntarios habrán unos 10 mas veteranos que un servidor. Todas las semanas vivo directamente unas cinco despedidas.
Ya escribiré por los que ahora están y me han llegado al corazón, estas palabras que sean para los que se han ido y ha saltado algún que otro lagrimon.
Alberto, Mónica, Marta, Lisa, Jordi, Justine, Emerit, Azahara, Mirella, Anabel, Roberto, Josefina la urugaya y Josefina la chilena, Andrés, Peter, Simona, Isabel, Julio, Vanesa, Silvia, Pera, Elvira, Luis, Ares, Joan, Steve y Thomas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada